Inicio » Mesa Redonda, Temas Nacionales

Antonio Enrique Lussón: Uno de los más brillantes

19 Junio 2017 4 Comentarios

El General de División de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Antonio Enrique Lussón Batlle, como miembro del Movimiento Revolucionario 26 de Julio y combatiente del Ejército Rebelde, fue uno de los más brillantes comandantes del II Frente Oriental Frank País. Fue fundador del Partido Comunista de Cuba, y por años ostenta el Título de Héroe de la República de Cuba.

Por su trayectoria revolucionaria y para hablar de ella fue entrevistado en exclusiva por Arleen Rodríguez Derivet para En Persona el viernes 16 de junio, un espacio habitual del programa televisivo Mesa Redonda.

Nació el 5 de febrero de 1930, en Santiago de Cuba, en una calle que ha tenido el nombre de dos patriotas, Martí y Maceo, siendo el mayor de seis hembras y cuatro varones. Su padre, Antonio Lussón Laforcade, natural de Alto Songo, fue trabajador de la Empresa Eléctrica y heredó de un padrino la finca La Aurora por allá por La Prueba, de seis caballerías de tierra, cerca de un lugar conocido por Dulce Nombre. La finca se llamaba como su madre, Aurora Batlle Escrich.

Por aquella época de mudanzas estaba internado en el Colegio Hermanos La Salle, donde aprueba los primeros años de bachillerato. Al ser su familia humilde de origen campesino, la situación económica de sus padres no pudo sostener su educación y tuvo que regresar a la finca donde comienza a trabajar en la atención de lo que fuera y el ordeño de 25 vacas al día.

Al llegar el desarrollo cañero algunas fincas de frutos menores (como el café), se fueron convirtiendo en colonia de caña. Convirtieron parte de su finca en colonia de caña, una parte a nombre de su padre y otra a nombre del hijo para obtener beneficios de crédito, financiamiento y el nombramiento como colono azucarero, quienes tenían derecho a llevar caña para el central.

Después de la adquisición de un camión por su familia, salía a vender al contado lo que hiciera falta en las zonas. Realizaba un estudio de mercado previo sin saber qué era lo que estaba haciendo. Las necesidades más comunes eran arroz, cebolla, ajos, jamones, bacalao, arenque, pomada de pelo, mercurio-cromo, agujas, caramelos, galletitas, bicarbonato. Al aparecer Batista en el poder la situación se tornó difícil y no había posibilidades de vender en efectivo para dar buenos precios a los compradores.

Acostumbraba a vender en la zona de Mayarí Arriba, pero la cosa se le pudo mala y en 1948 fue a explorar Guantánamo, donde la situación estaba peor. Afortunadamente se inauguraba en esos momentos el camino de la loma de La Mensura, hoy conocida por La Farola. Notó la oportunidad de abrirse más y así su carro fue el primero de venta ambulante en entrar a Baracoa.

Desde que era estudiante ayudó a la clandestinidad. Primero se une a la Organización Auténtica (OA) y después de percatarse de la falsedad de esa organización la abandona y se incorpora al Movimiento 26 de Julio.

Cuando Raúl Menéndez Tomassevich va a abrir el II Frente Oriental, Lussón todavía solo trasladaba rebeldes en su camión. En sus intentos por camuflajearse se hacía acompañar por su madre Aurora Batlle. Se dice que a ella le llamaban la Mariana de su tiempo.

Al respecto Lussón cuenta que saliendo de Santiago de Cuba había un puesto de la Guardia Rural en un lugar llamado Quintero. Ella se da cuenta de que hay un sargento haciendo señas que pregunta hasta dónde iban. Ella misma le responde que un poco más allá de Songo y el Sargento inmediatamente les pide si lo podían llevar. Entonces ella le pide que él se siente a su lado porque atrás venían dos rebeldes con cajas llenas de armas y municiones. El sargento se rehúsa para que la señora fuera cómoda en su puesto y ella le reprocha el acto aludiendo que él se comportaba así porque ella era una vieja, si fuera una muchachita la cosa hubiera sido diferente. Al mismo tiempo el sargento se convirtió en un pasaporte para pasar los puntos de Quintero, el Boniato, el Cristo y Songo, lugares por los que generalmente se hacían registros.

El armamento que se ocupaba antes de pasar a manos de los rebeldes se guardaba en la finca de su padre, en un cuarto de fumigación.

El II Frente se reconoce como tal en marzo de 1958, pero Tomassevich se encontraba allí desde antes, y Lussón a través de Belarmino Castilla (conocido por Aníbal), Frank País, y René Ramos Latour (Daniel) llevaba todos los materiales que se utilizarían en el alzamiento, y también llevó a Tomassevich para el alzamiento total en esa área.

Lussón se alza el 9 de abril de 1958 con el asalto fallido al cuartel de Boniato donde lo ascendieron a Teniente. Cruza la Gran Piedra y ocupa a Ramón de las Yaguas. En ese momento decide atacar el Cristo, pero Raúl Castro le ordena a la columna No. 9, unirse a la fuerza que pasaría a ser conocida como el II Frente. El 3 de mayo recibe un mensaje de Raúl Castro, en el que lo mandaba a buscar a su Comandancia en El Aguacate. Allí le ratifican los grados de Capitán y se determinó convertir los tres pelotones que tenía la Columna 19 en tres compañías, asignándole una zona de operación a cada una.

En su columna tenía tres importantes capitanes del Ejército Rebelde, Tomassevich, Filiberto Olivera, y Abelardo Colomé Ibarra (Furry), jefes de las tres compañías: la A (Otto Parellada), la B (Reynaldo Brook) y la C (Roberto Estévez Ruz), respectivamente. De ellos comenta que cualquiera de ellos podía ser el jefe de esa columna. Prueba de ello es que el 28 de diciembre de 1958 los ascienden a Comandante. Lussón era Comandante desde el 3 de agosto de 1958. También se crea una Unidad Móvil de Choque, que serviría para reforzar cualquier línea avanzada en el momento que se viera amenazada por una ofensiva enemiga o para atacar objetivos enemigos.

Raúl Castro aún no había llegado; lo traslada a él y a otros compañeros. El Movimiento no le permite alzarme en esos momentos, pues consideraba que era más útil la labor que estaba realizando. En su libro Triángulo de victorias habla de la vida de la Columna No. 17 Abel Santamaría y cómo llega a comandarla.

Resulta que Fidel le ordena a Raúl que en un mapa marcara el triángulo que conformaban San Luis, Mayarí Abajo y Guantánamo, y a continuación le da las órdenes de las acciones que había que realizar en esa zona. En ese triángulo había doce centrales azucareros, el poblado de La Maya, Songo, Dos Caminos, San Luis, una zona muy rica en enemigo. Atacó o rindió a 21 cuarteles o poblados, tuvo 28 choques armados, 17 emboscadas, siete acciones de rescate de armas, 15 asaltos a trenes, le ocasionó 1363 bajas al enemigo. En este territorio se hicieron armerías, granjas agrícolas para producir alimentos, hospitales y hasta algunas escuelitas.

Conoce a Fidel el 26 de diciembre de 1958 en Palma Soriano. Había tomado el cuartel y estaba contando las armas. Lussón venía de Sagua de Tánamo con un informe para Raúl y le entregó una copia a Fidel. Quedaba en ese momento tomar el territorio de Mayarí Abajo, que era parte de lo que tocaba a la columna de Aníbal. Fidel me ordena tomar Mayarí y formar una Columna de 500 hombres para recorrer todo el norte de Oriente a salir a Jatibonico, porque ese río significaba una especie de trocha donde podíamos detener al enemigo para que no cruzara ni para Camagüey, ni venir de Santa Clara. Algo que no llegó a realizarse porque Batista llegó a irse antes.

Cuando Fidel se entera de la fuga de Batista, ordena a Raúl que baje a tomar el Moncada y a Lussón le ordena que vaya a Holguín para que organice allí la caravana. Lussón cuenta que tuvo que salir con la cabeza baja atravesando cañaverales hasta Holguín. No entra a Santiago de Cuba, pero se convierte en el primer jefe de escolta del Comandante en Jefe. La responsabilidad cercana de escoltar a Fidel es de Almeida. Pero desde Holguín su Columna le da cobertura a la Caravana, y estuvo en la retaguardia por toda Cuba, le dio protección hasta La Habana. En el Cotorro se tranca la Caravana y para salir del embrollo Fidel continúa en el jeep de Lussón.

En Ciego de Ávila, una muchacha le pide un autógrafo, y dentro del documento que me traía, venía una foto del compañero Indalecio, quien había muerto tres días antes en un accidente en la Gran Piedra. Ella le explica que es la hermana de Indalecio y que lo estaba esperando que él venía en la columna de Aníbal o de Lussón. Entonces tuvo que pedir permiso a una familia para entrar a la sala de su casa y explicarle a aquella familia lo que había sucedido con Indalecio.

Ha tenido más de 30 cargos de primer nivel. Fue Jefe del G-3 del Estado Mayor, grupo de operaciones subordinados a Camilo. Fue presidente del Banco de Seguros Sociales, donde conoció a su compañera. Jefe del Cuerpo de Ejército Independiente del Oeste. Jefe de la Cátedra de Táctica de la Escuela de Oficiales. Jefe del Cuerpo de Ejército del Ejército Juvenil del Trabajo en la provincia de Camagüey. Vicepresidente Primero del Instituto Nacional de Reservas Estatales (INRE). Jefe de la Jefatura de Tropas Especiales. Fue Ministro del Transporte en los años ´70. Jefe de las Tropas Especiales.

En Cuba había cajas de seguro, que eran un antro politiquero de robos, malversaciones y de botellas. Entonces se crea el Banco de Seguros Sociales y para dirigirlo hacía falta alguien con mano dura. Lussón se entera de su cargo en un avión en un viaje a Oriente, leyendo el periódico. En ese banco trabajó también Soto del Valle, la viuda de Fidel. Lussón cuenta que Fidel daba muchas vueltas por el banco y con el tiempo se dio cuenta de la situación.

Lussón llegó a Girón por la libre. Estando en su casa empezaron a llegar combatientes de su columna a preguntarle que hacían ante aquella invasión. El 19 de abril se fue a Girón. Estando allí llega la noticia de que en Playa Larga estaba desembarcando el batallón 05 del barco Houston. Allí estaba el comandante Fernández que le cedió el batallón 180 y se montó en una lancha y se fue al barco. Fidel desde la costa le dispara al Houston.

Lussón cumplió misiones internacionalistas en Angola en diferentes etapas que hicieron un total de siete años contando misiones civiles. Fue uno de los protagonistas de Kangamba. 120 hombres contra 5000. Fue una situación difícil. La UNITA tenía la intención de tomar una provincia que era tres veces del tamaño de Cuba.

En el MINFAR Raúl le explicó que había necesidad de que fuera a Angola. Fidel le dice que a Angola tenían que mandar un hombre guapo, y los compañeros opinaron que Lussón era el hombre y Fidel dijo que él estaba de acuerdo. Fidel primero le pregunta qué estrategia tomaría y él le explica que según la posición de la UNITA. Fidel lo convida y le expresa que Luena debía convertirse en el cementerio de la UNITA. Allí había alguien de Villa Clara y le dije que, si se acordaba de Chaflán y empezó a decirle cosas con sombrero o sin sombrero, es decir, mentira o verdad. Y utilizaban los números de la charada para saber qué tipo de operaciones se realizaban. En Kangamba mandó a guardar una bala en el directo porque los soldados cubanos no podían caer en manos del enemigo. En el apoyo militar a los angolanos estuvo acompañado de la ayuda solidaria, en la salud, en la educación.

Otro libro de Lussón es Girón, manos tras la cabeza, editado por el 90 cumpleaños de Fidel, y que entra en detalles de la liberación y el intercambio de los invasores, a cambio de los cuales se pide la liberación de patriotas boricuas y otros presos políticos.

Otro libro es Solidaridad a prueba, azares históricos de mayo de 1959 donde cuenta una serie de acontecimientos que ocurrieron el 23, 24 y 25 de mayo de 1959. En primer lugar, Fidel va a la ciénaga con Núñez Jiménez y se avería el motor del bote. Envían un helicóptero a buscarlo y se pierde. Raúl se monta en una avioneta a buscar el piloto del helicóptero, se queda sin combustible y se cae también en la ciénaga. Estuvo 18 horas perdido. Un anfibio fue a recogerlo, y el bote no le abre ni le cierra bien y tiene una primicia de accidente. De allí salimos con Fidel hasta ciudad Libertad y como se iba a producir un aterrizaje en riesgo se empieza a consumir el combustible, y cuando llegan a tierra ven 14 carros fúnebres que eran los mártires del Corintia.

Fue uno de los generales que acompañó las cenizas de Fidel desde Camagüey a Bayamo. Cuenta que fue una cosa terrible, y que le llamó mucho la atención los campesinos, que a caballo se ponían el sombrero en el pecho o la mano en el corazón cuando pasaba la caravana.

Es miembro del Comité Central, es diputado por el municipio de Songo la Maya y sigue escribiendo “porque la historia hay que contarla, sobre todo para los jóvenes, porque muchos de ellos no saben muchas cosas, y tenemos que recordárselas”.

Vea la Mesa Redonda

Bookmark and Share

4 Comentarios »

  • Ulda Maresma Torres dijo:

    Lussón es un hombre con energías envidiables. El pueblo del municipio holguinero de Antilla le debe mucho a su visión e ímpetu.Por eso lo reconoce como a un hijo.
    Mucha salud y ojalá escriba todas esa historias de la cual fue protagonista.

  • sergio dijo:

    TUBE ELHONOR DE CONOCER AL GENERAL LUSSON Y PUDE APRECIAR QUE ES UNA GENTE SERIA,RESPONSABLE.LO QUE MAS OBSERVE EN SU ACCIONAR FUE SU IMPARCIALIDAD,PARTICIPÉ EN CHEQUEOS CON EL Y SIEMPRE LLAMÓ AL PAN PAN Y AL VINO VINO.EXCELENTE PERSONA.

  • Africano dijo:

    Del General Lusson se puede estar hablando por un buen rato, lo conocimos durante su periodo de trabajo en las Tropas Especiales, le puso mucho de su impronta de guerrillero a las tropas en ese periodo, sabe cómo nadie como hacerle la guerra a los imperialista con este tipo de arma que es la única que al final tendremos acceso, ya que todos los otros medios tendrán el límite que nos impone no poder producir en nuestro país una buena parte de las municiones y otros accesorios que tendremos que emplear, es por eso que es imprescindible el hombre con preparación y conciencia de tropas especiales o lo que es lo mismo un guerrillero, el General siempre fue muy paternal con los compañeros en la manera de tratar y analizar los problemas sin dejar de ser exigente muy exigente, tiene una cualidad poco común en los jefes militares, permitir y escuchar el criterio de los subordinados y en más de una ocasión le vi reconocerle cuando tenían la razón, en fin no por gusto es un héroe verdadero de nuestro país, saludarlo en primera instancia a él desearle que siga conservando una buena salud y el carisma que aún lo acompaña, llegue mi saludo también a los compañeros que aparecieron en la entrevista televisiva que continúan trabajando con él, al final muy buena la entrevista de Arlin estuviste a una gran altura con alta profesionalidad y respeto

  • Ronny dijo:

    Por lo que cconosco del general Lusson se habla mucho de su participacion en el Ejercito Revelde y sobre todo en las misiones internacionalista; tengo la suerte de conocer a uno de sus hermanos que comenta mucho del papel que jugo esta gran personalidad en la revolucion cubana.

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.