Inicio » Mesa Redonda, Temas Nacionales

Mariana, Céspedes, Martí y Fidel: Primera línea de ideas, de principios y de combate (+ Video)

11 Octubre 2017 5 Comentarios

Por: Manuel Alejandro Hernández Barrios

La campana utilizada aquel 10 de octubre de 1868 para llamar al inicio por las guerras de la Independencia de Cuba repicó en el Cementerio de Santa Ifigenia. El padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, y la madre de la Patria y de los hermanos Maceo, Mariana Grajales, han pasado a ocupar un lugar relevante a la entrada del Monumento Nacional Cementerio Patrimonial de Santiago de Cuba.

Ahora descansan los restos de Céspedes y Mariana junto a los de Martí y Fidel. El trascendental acontecimiento fue el tema abordado en el espacio televisivo Mesa Redonda de este martes 10 de octubre, en una emocionante emisión dedicada a tan relevante noticia para todos los cubanos.

Para referirse a los antecedentes de las acciones de traslado de los restos de Céspedes y de Mariana hacia sus nuevos osarios a un lado de Fidel y Martí, la máster en ciencias Martha Hernández Coba, especialista principal del equipo de investigación del Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia, refirió que se ha visto materializado un gran sueño hecho realidad que comenzó con la intención de hacerles un gran monumento a Mariana.

Comentó que después de la llegada de las cenizas de Fidel se notaba una primera línea de combate en el Cementerio, por ello se creó una comisión que se adentró en una etapa de investigación documentada, la cual estaba conformada por varios equipos, con el objetivo de concretar la idea de unificar a Céspedes, a Mariana, a Martí y a Fidel en esa primera línea de los principios y los pensamientos que hicieron posible y aún hoy están presentes en la Nación.

Recordó que la idea en blanco y negro se llevó a las autoridades, y después de un trabajo conjunto se elige al arquitecto Omar López, conservador de la ciudad de Santiago de Cuba, como coordinador de ese gigantesco proyecto. Para ello se crea una Comisión Central presidida por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro, el Primer Secretario del Partido de Santiago de Cuba Lázaro Espósito, por el propio Omar, y por el escultor Alberto Lescay.

El proyecto que solo concebía el traslado de los restos y el monumento de Carlos Manuel de Céspedes se lleva ante el General de Ejército quien al escucharlo agrega la posibilidad de trasladar también los restos de Mariana Grajales.

La especialista Martha Hernández señaló que este movimiento era necesario porque en momentos trascendentales de la vida de cada Céspedes y Mariana no se les podía rendir el homenaje que realmente ameritan. El pueblo de Santiago y de Cuba lo pedía. Para ello no faltó apoyo por parte del gobierno de la provincia, de la cultura y del equipo de medicina legal quienes trabajaron en intimidad y cómplice secreto.

Informó que el 30 de junio de 2017 se comenzó la exhumación de los restos de Carlos Manuel de Céspedes. En el traslado del monumento trabajaron arquitectos, urbanistas, albañiles especializados quienes primero pasaron sonares para descubrir dónde estaban los restos para no ir a ciegas. El monumento de mármol de carrara, construido en 1910, constituía una pieza macizada que fue desmontada pieza por pieza. La único nuevo que tiene el monumento es el piso donde está ubicado. También es novedosa la estatua de más de cuatro metros que semeja una ceiba, realizada por Alberto Lescay para homenajear a Mariana Grajales.

El Mausoleo al Padre de la Patria, una joya del arte Neoclásico

Eusebio Leal Spengler ofreció las palabras centrales del acto que significó el culto a la historia que es oficio y deber del estado, de los historiadores y del pueblo cubano. No es primera vez que se mueven los restos de Carlos Manuel de Céspedes, sí es la primera ocasión en que se traslada el monumento completo que data de 1910 por interés de Emilio Bacardí y otro grupo importante de santiagueros.

Al respecto la doctora Aida Morales Tejeda, presidenta de la Unión de Historiadores de Santiago de Cuba, significó que el Padre de la Patria cae en San Lorenzo y sus restos son trasladados en barco desde la zona de Aserradero en el actual municipio de Guamá a Santiago de Cuba, en las peores condiciones, vestido con harapos, en un barco de mercancía, sin ningún tipo de cuidados.

Es llevado al hospital civil de Santiago de Cuba donde se le hace un proceso médico, de ahí es trasladado al edificio de la Intendencia que es hoy el Museo de la Lucha Clandestina. Ese primero de marzo de 1874 es llevado en un carretón con muy poca delicadeza hasta el Cementerio de Santa Ifigenia y sus restos son depositados en las fosas comunes 2 y 3 del patio G.

A partir de ese momento un grupo de cubanos se confraterniza para mantener en secreto el lugar con el objetivo de conservar el lugar y de que los restos no fueran violados en ningún momento. Allí permanece hasta 1878 cuando los restos son trasladados a la tumba número 103 del patio B sin identificarse.

Sobre cómo el pueblo santiaguero conoció el lugar donde reposaban los restos de Céspedes, la historiadora expuso que una vez concluida la Guerra Hispano-Cubano-Norteamericana, con el objetivo de conmemorar el Inicio de las Guerras de Independencia el 16 de octubre de 1868 se coloca una tarja en el nicho 134 donde estaban los restos de José Martí y otra en donde se dio a conocer por primera vez que estaban los restos de Céspedes. Ambas tarjas fueron enviadas por la emigración cubana en Jamaica y las portaron Emilio Bacardí y su esposa Elvira Capi.

Entonces comienzan a quedar relegadas las tumbas de los próceres de la Patria en las que a su alrededor comienzan a aparecer fastuosas tumbas de mármol importado de Carrara de la burguesía santiaguera. Por ello en 1908 se crea la Junta Patriótica Carlos Manuel de Céspedes con dos objetivos, construir el Mausoleo al Padre de la Patria y un gran monumento en el parque central de la ciudad de Santiago de Cuba. La Junta Patriótica coordina junto con Carlos Manuel de Céspedes y Quesada que representaba a Cuba en Italia la creación de ambos monumentos con los artistas italianos del momento.

Tiempo después se cede a perpetuidad un terreno visible en el patio E de 8 metros de ancho por 4 metros de largo donde se va a realizar el monumento, el cual fue realizado por un escultor italiano Salvatore Bohemi, en mármol de Carrara. Contiene la Mariana que simboliza la Revolución Francesa, la cual representa la ruptura de las cadenas lo que le da la libertad a su hijo Céspedes representado en un busto de casi un metro de alto y le ofrece el laurel y el olivo como símbolo de victoria. En Europa ya existían las vanguardias artísticas, pero en Cuba se asume la tradición grecolatina del Neoclasicismo con el interés de manifestar una lectura clara de la obra.

Para el 7 de diciembre de 1910 se sacan los restos del cementerio, se hacen exequias de exhibición frente al parque Céspedes de la ciudad donde se le rinden honores militares y se realiza un recorrido por el entorno principal del parque y luego es regresado al cementerio.

Céspedes y los hombres libres de Cuba

La noticia de que la figura de Céspedes y de Mariana tendrían un nuevo lugar en el Cementerio de Santa Ifigenia significó una marcada emoción para la doctora Olga Portuondo Zúñiga, quien considera que no hay homenaje mayor para aquel que una vez decidió liberar a los esclavos por encima de la oposición que contaba entre los suyos, quien decidió iniciar las luchas para la liberación de Cuba de una España caduca que había sido derrotada por los mambises independentistas de República Dominicana.

La historiadora de la ciudad de Santiago de Cuba elogió en Céspedes su posición liberal, su condición de masón y sus ganas de cumplir con la idea revolucionaria de Igualdad, Libertad y Fraternidad. Su dictamen fundamental era que no había vuelta atrás en el ímpetu por conseguir la independencia de Cuba. Citó a Céspedes quien dejó dicho que aún después de muerto ayudaría en esa lucha por la independencia a la que debían incorporarse todos los hombres de Cuba Libre.

La profesora titular de la Universidad de Oriente reseñó que España no podía permitir aquel intento de Céspedes porque ya Cuba había pagado el intento frustrado contra los dominicanos y las luchas llevadas a cabo contra los independentistas mexicanos. También había fracasado la Junta de Información compuesta por parte de la oligarquía criolla que se resistía a dejar el sistema de economía con fuerza de trabajo esclava. Por ello Céspedes se muestra a favor de llevar a cabo una revolución con todos, en una lucha unitaria.

Un testimonio de la época del pintor inglés Walter Woodman quien fue encarcelado y acusado de espionaje, se encuentra en la cárcel con uno de los conspiradores del año 1865 que conoció a Céspedes y fue uno de los hombres de la Cuba Libre. Woodman dice de él: “se expresa con elocuencia de tribuno sobre los temas de la esclavitud y del mal gobierno de España acalorándose en su disertación. Me advierte con mucho ahínco que, aunque hable el español y sirva al gobierno de España, no es más español que un inglés y un norteamericano”.

La doctora refirió que en ese momento la abolición de la esclavitud solo se lograría con la independencia, la cual a su vez solo se lograría si era iniciada por los hombres del valle del Cauto quienes tenían propiedades y se alzarían con los campesinos de todo tipo de color.

Se dice que el esclavo se suma a las luchas por la independencia sin una conciencia, pero en ese entonces están los hombres libres de color y los esclavos. Céspedes canaliza las aspiraciones y la lucha haciendo entender la necesidad de la unión de todos para comenzar la lucha. No por casualidad quienes protagonizarían esa lucha, años más tardes, serían hombres como Antonio Maceo.

Una sola Revolución desde la iniciada por Céspedes hasta nuestros días

Respecto al por qué se habla de una sola Revolución desde aquella que se inició en 1868 por Céspedes, el doctor Manuel Fernández Carcasés, profesor titular de la Universidad de Oriente, recordó que fue el avizor Fidel Castro quien propuso el concepto de una sola Revolución, porque el 10 de octubre de 1868 significa el inicio de la Revolución cubana iniciada por Céspedes y la que se lleva a cabo en la actualidad.

Reconoció que cada momento tiene sus particularidades pero que se resumen en la lucha por la independencia total de la isla. En 1895 se luchó por la independencia del Colonialismo, en 1933 se luchó contra el Neocolonialismo y en 1959 se obtiene una victoria contra esa forma de nueva dependencia.

Según el profesor varias son las constantes que acreditan al proceso como único y continuado. Ejemplificó que la vanguardia política ha sido a la vez la vanguardia cultural de la nación, o parte de ella. Intelectuales fueron Céspedes, Maceo, Gómez, Martí. El 1933 fue protagonizado por Mella y Villena. Desde 1953 hasta nuestros días la dirección de la Revolución ha estado en manos de intelectuales como Fidel y el Che. Todos han sido de un calibre inconmensurable, sentenció el profesor. Definió que el concepto de Revolución dado por Fidel se aplica a cualquier momento histórico de esa Revolución única, presente en todo ese tiempo. El mismo Céspedes se deshizo de todas sus posesiones.

La historia de Cuba necesita de nuevos cultos

Eusebio Leal convocó a los historiadores de Cuba a que en el 150 aniversario del 10 de octubre de 1868 los historiadores desempolven, le den brillo y nuevos cultos a la historia de Cuba. Para la doctora Olga Portuondo Zúñiga significa que los jóvenes historiadores tienen un amplio campo de posibilidades de investigación porque las ciencias contemporáneas han abierto posibilidades inmensas para trabajar con documentos. No se puede desdeñar la anterior historiografía, pero si hacer conciencia sobre ella de que estamos en otra época que requiere una interpretación del pasado de acuerdo con las ciencias contemporáneas y con los criterios del momento.

Bookmark and Share

5 Comentarios »

  • barbara dijo:

    Todos debems recorcar a Martí, Cespedes y Mariana como lo que fueron los iniciadores de la lucha independentista, líderes revolucionarios que con su ejemplo y sus principios nos hicieron berederos de esta revolución guiada por nuestro gran Comandante, con su visión de futuro y su grandeza revolucionaria. Ahora estan descansando juntos para que siempre podamos recordar su legado y llevarlo a cabo como revolucionarios, ver este merecido homenaje es una gran posibilidad que hemos tenido las generaciones de hoy.

  • vox (ppCARLITOS) dijo:

    Gloria eterna a nuestros héroes, Mariana Grajales y Carlos Manuel de Céspedes constituyen un pilar fundamental en la historia nuestra por la libertad y la soberanía.

    Pero debo de aclarar que como manzanillero no me gusta la idea de que la campana de La Demajagua ya no repose en su lugar de antaño, debo decir que es como si un pedaso de la historia de mi terruño se lo hubiésen llevado.

  • Jorge dijo:

    Presente todos nuestros principales dirigentes, rindiéndole tributo a los más grandes de nuestro país, a lo largo de los últimos siglos, muy profundas las palabras del Historiador de la Habana Eusebio Leal, como su apellido leal a la revolución y a sus líderes, lindo gesto de Raúl y demás miembros a depositarle una rosa blanca ante los caídos en el 26 de Julio y en las gestas internacionalistas, Viva Céspedes, Viva Martiana, Viva Martí y que Viva Fidel, siempre estarán en nuestros corazones.

  • TSC Santiago de Cuba dijo:

    NUEVO ESPACIO MONUMENTAL Y PATRIMONIAL EN SANTA IFIGENIA EN SANTIAGO DE CUBA: Merecen UN GRAN RECONOCIMIENTO, todas las personas y organismos que de una forma u otra, concibieron e hicieron realidad este proyecto, han regalado a nuestra ciudad otro espacio histórico con caracter patrimonial y monumental muy bello y significativo, el estar allí da mucha paz e inspira reflexión. GRACIAS.

  • Geisel dijo:

    Se llevaron la campana de la demajagua??

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.