Inicio » Noticias, Ciencia y Tecnología

Camagüey, baluarte del desarrollo científico cubano

15 Enero 2018 Haga un comentario

El Ministerio de Ciencias, Tecnologías y Medioambiente y todos los centros de Investigaciones cubanos conmemoran el 15 de enero realizando jornadas científicas con la discusión de trabajos y resultados destacados de la ciencia.

Cada 15 de enero se celebra en Cuba el Día de la Ciencia. Año tras año los científicos camagüeyanos conmemoran la fecha imbuidos en el ejemplo de Fidel, y con la satisfacción de aportar a la solución de problemas concretos que afectan a la población.

Es así que la producción de alimentos y la azucarera, la eficiencia energética, el desarrollo turístico y humano, y la adaptación al cambio climático, constituyen las prioridades que rigen en esta provincia la actividad científica y tecnológica.

Pero el 2017 impuso otro gran reto. El huracán Irma que azotó la provincia en el mes de septiembre, más allá de los importantes daños económicos, también tuvo un impacto ambiental negativo en las zonas donde causó los mayores estragos.

Al evaluar las afectaciones, Lisbet Font Vila, jefa de la Unidad de Medio Ambiente de la delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), explicó que existieron daños de considerable magnitud: “Hubo grandes volúmenes de escombros, desechos sólidos y contaminación del agua de abasto por penetraciones del mar. En las áreas protegidas, los principales daños ambientales se asociaron con el paisaje y la vegetación; alrededor del 80 % de la vegetación se vio afectada parcialmente, sobre todo los bosques de mangles y otros bosques naturales”.

La especialista agregó que el suelo fue el componente natural más dañado en los ecosistemas, debido a la erosión y salinización. Asismismo, destacó entre otras afectaciones, la pérdida de arena de la duna, el incremento de escarpes y la presencia de rocas en los frentes de playa y los viales.

Hoy aún se trabaja en la recuperación de las playas y las costas tras el paso del potente evento meteorológico que fue Irma, el cual puso a prueba la capacidad recuperativa de los camagüeyanos, y entre ellos, la de la comunidad científica, a favor del rescate de nuestro entorno.

La Ciencia más allá de Irma

Ciertamente el huracán signó el trabajo en el último trimestre del año; pero desde el mismo inicio del 2017, se trabajaba con certeza en otros frentes.

En el campo de la Salud, sobresalió el ensayo clínico sobre la vacuna CIMAvac-EGF para el tratamiento de pacientes con cáncer de pulmón, y el crecimiento del impacto social del HEBERPROT-P en la cura de la úlcera del pie diabético.

La Doctora en Ciencias Liudmila Casas Rodríguez, directora del Centro de Innovación Tecnológica de la Universidad de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay, en diálogo con Radio Cadena Agramonte significó los resultados del citado ensayo.

“Se trata de un estudio muy valioso y el Ministerio ha logrado generalizarlo a nivel de la atención primaria, o sea, en las áreas de salud, a donde el paciente puede acudir para recibir su atención, tratamiento y seguimiento, sin tener que ser hospitalizado.”

Fue precisamente el trabajo constante, riguroso y consagrado lo que le valió a la Universidad de Camagüey (UC) Ignacio Agramonte Loynaz estar entre los centros científicos con mejores resultados en el recién concluido calendario.

Rosalba Aguilera Gómez, especialista de la Dirección de Ciencia y Técnica de esa casa de altos estudios, aseguró que la investigación científica es prioridad en esa institución, la cual aspira este año a lograr la categoría de Excelencia.

Sin dudas, un aval importante en ese sentido es la obtención de nueve de los 13 Premios Provinciales del CITMA entregados hace solo unos días. Asimismo, tres de esos reconocimientos (de los cuatro que presenta la provincia de Camagüey), están propuestos al Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba, que reconoce los resultados de las investigaciones que se destacan en el país, estimulando con ello la creación científica, la visibilidad de la ciencia cubana como parte del patrimonio nacional y universal, así como su aporte al desarrollo socioeconómico del país.

Uno de esos trabajos es el denominado “Sistemas de tableros Comando para la gestión de desarrollo local”, de la Dra. Iris María González Torres, quien explicó que “un tablero de comandos es a un directivo de cualquier nivel, -desde el empresarial hasta el gubernamental-, lo que la pizarra del automóvil es a su conductor. El tablero Comando se confecciona a partir de un conjunto de indicadores que emiten señales sobre el comportamiento de la economía territorial, que son importantes no solo para evaluar esos resultados, sino también para alertar sobre las posibles dificultades que puedan presentarse en el futuro para alcanzarlos.

“Este es un trabajo que se ha desarrollado durante siete años y que ya se aplica actualmente para hacer los análisis económicos aquí en la provincia de Camagüey”.

CIMAC también aportó lo suyo

El Centro de Investigaciones de Medio Ambiente de Camagüey (CIMAC), fue reconocido como el más destacado entre las 19 instituciones y las tres universidades donde se concentra el potencial científico de la provincia.

Entre sus principales resultados durante el 2017 estuvo el asesoramiento al proceso inversionista en la cayería Norte, un ecosistema de alta fragilidad y sensibilidad ecológica; además de un programa estratégico de importancia económica para el desarrollo turístico de la región.

Asimismo, importante fue el trabajo conjunto con otras entidades en la introducción de medidas de adaptación al cambio climático y buenas prácticas en el sector agropecuario como parte del proyecto “Bases ambientales para la sostenibilidad alimentaria local”, financiado por la Unión Europea e implementado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el municipio de Jimaguayú; y el “Plan de manejo sostenible de tierras”, aplicado en nueve fincas de la provincia.

Para los investigadores del CIMAC, la educación ambiental es uno de los pasos más importantes, pues relaciona al hombre con su ambiente, con su entorno y busca un cambio de actitud, una toma de conciencia sobre la importancia de conservar para el futuro y para mejorar nuestra calidad de vida. Así lo considera la Ms.C. Nereyda Junco, directora del centro.

“El huracán Irma validó lo que las investigaciones científicas han demostrado durante años, sobre la condición de isla de nuestro país, y las vulnerabilidades que ello representa en zonas costeras, y particularmente en los asentamientos costeros, sobre todo con los peligros que representa el cambio climático, como el aumento del nivel del mar.

“Nuestra mirada está relacionada con la educación ambiental, convencer a los pobladores sobre la importancia de cuidar las playas, sensibilizarlos con esas temáticas.

“En Playa Florida, por ejemplo, tenemos proyectos de educación ambiental para incrementar la percepción del riesgo ante desastres, y la conciencia sobre la conservación de los valores naturales y la diversidad biológica de esa zona, así como sensibilizarlos con la conservación de los recursos naturales de la mayoría de los pobladores, que tienen como principal actividad económica la pesca”.

Por sus resultados en proyectos que tienen como punto de mira los problemas más acuciantes de Cuba, Camagüey es una provincia de Ciencia y pensamiento, con hombres y mujeres que trabajan por el desarrollo económico y el bienestar del país, tal y como les pidiera Fidel.

(Con información de Radio Cadena Agramonte)

Bookmark and Share

Haga un comentario.

Deje su comentario. Usted también puede subscribirse a estos comentarios vía RSS.



Optimizado para Firefox. Requiere resolución 1024 x 768 o superior.